Publicar un texto es como abrir una botella de vino.

Pero no cualquier vino, sino uno que tú elaboraste.

Las uvas son nuestras vivencias. Hay que seleccionar sólo las mejores. Con el tiempo uno aprende a ver de cuáles se puede hacer un buen vino.

Hay vinos jóvenes de sabor ligero y afrutado como las anécdotas, las reflexiones, los pensamientos.

Y otros que requieren mas añejamiento, como las memorias, novelas y los cuentos, su proceso de maduración es mayor.

No importa como sea tu vino todos requieren un tiempo de fermentación, como los textos en la mente del que escribe. Piensas, analizas, investigas, recuerdas, observas y dentro de tu mente algo está en continua transformación.

Es en la pantalla de la computadora, en la máquina de escribir o en el papel, donde evoluciona y desarrolla sus características, como la estancia del vino en finas barricas.

Terminas de revisar, editar y corregir tu texto cuando lo embotellas para presentarlo. Puedes ponerle un título, una etiqueta.

Pero nadie elabora un vino para degustarlo solo, lo compartes.

Al abrir una botella el vino ha dejado de ser tuyo, en ese momento se convierte en una experiencia de todos.

 

Salud.

Un comentario en “Día 22. Abrir una botella de vino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s