En este mes ya van dos personas que después de contarme alguna anécdota me hacen la misma pregunta: si yo perdonaría una infidelidad.

La verdad es que no lo sé. Nunca me he visto en ese dilema. No sé si es porque nunca alguien me ha sido infiel o simplemente porque no me he enterado, pero nunca he tenido ese problema.

Lo que me parece curioso con esa pregunta es que se castiga al infiel, se le condena por su conducta pero el ofendido rara vez se pregunta que fue lo que llevo a su pareja a buscar en otra persona compañía, sexo o amor. Y creo que si juzgamos así a la ligera un problema tan complejo pues simplemente nos vamos a quedar muy cortos de respuestas y sobre todo del entendimiento del problema real.

Para mí va mucho pero mucho más alla de decir que el infiel es un traidor, también va mucho mas allá de decir que faltó comunicacion con su pareja para entender cuales de sus necesidades no estaban siendo satisfechas. A lo largo de mi vida he conocido a muchos hombres y mujeres que han sido infieles y muchos de ellos se hartaron hasta el cansancio de decirle a sus parejas que era lo que ellos querían o necesitaban pero no siempre el otro o la otra está abierto a entender, dispuesto o capacitado para satisfacer todas las necesidades del otro. Y entonces ¿qué aplica? ¿Agua y ajo? ¿A aguantarse y ajoderse?

El problema debe ser mucho mas complejo de lo que parece, si no, no habría en este mundo dantos divorcios, tantas infidelidades y tantas personas insatisfechas en matrimonios aparentemente buenos.

Esa es mi opinión. ¿Cual es la tuya?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s