Ensoñación, fantasía, imaginación, intimidad, consternación, rendición, entrega, comunión, complicidad, intriga, duda, espera, misterio, sorpresa, expectación, interés.

¿Hay acaso un momento de entrega total mas íntimo y anónimo que aquel que vivimos con el autor de un libro?

Actualmente estoy leyendo la novela de Guillermo Arriaga titulada El Salvaje y no hay otra cosa que ocupe mi mente tanto como hacerlo. Día y noche pienso en la trama. Me tiene atrapada.

Al final del día, me preparo en mi cama y vuelvo a él, todas las noches tenemos una cita.

Mis ojos navegan a través de sus páginas, devoran las palabras.

La historia me tiene enganchada. No lo quiero dejar, no lo puedo soltar, un poco más, solo un poco más.

Por la mañana y durante todo el día sigo pensando en lo que leí la noche anterior.

Voy con el libro a todas partes. Podría regresar a él en cualquier momento. Aunque no lo haga me gusta pensar que puedo hacerlo.

Vivir esa otra realidad me tiene absorta, me ha seducido.

Se que no podré parar hasta que lo termine por completo.

Se hace tarde, quiero, debo, necesito volver a él ahora.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s