Feminismo, acoso sexual, política y lo políticamente correcto o incorrecto de decir las cosas. Los temas que han rondado en mi cabeza últimamente y que seguro dan mucho de qué hablar.

Hace días llegué a la oficina muy entusiasmada porque era viernes, el fin de semana estaba aquí. Se me ocurrió postear un saludo de buenos días en inglés dirigiéndome a todos como unos mother fuckers (hijos de la chingada). Supongo que el post agradó a muchos, creo que pocas veces me habían regresado el saludo de los buenos días con tanto entusiasmo como ese día. Fue algo un poco atrevido quizás pero era obvio que era una broma y asi creo que se entendió.

Sin embargo no faltó el caballero que por mensaje directo me dijera que siendo yo una “mujer refinada” se había sorprendido mucho de que utilizara ese tipo de expresiones.

Ah cabrón, pensé. ¿A poco soy refinada?

Inmediatamente me recordó a aquel novio que tuve, bella persona con un gran corazón pero más puritano que la chingada. Se fue para atrás cuando dije que “las nalgas no me iban a caber ahí” un día que ibamos más de 5 personas apretujadas en el carro de su hermano.

– “No no no, ¡no digas eso!”

– “¿Qué?” Contesté sorprendida, realmente no sabía que había sido lo que había dicho para que se pusiera así.

– “¡Eso! No puedes decir eso delante de tu hija.”

– “Solo dije… nalgas. ¿Te refieres a eso?”

– “Siiiiii… nooo no no lo digas.” Alargó el brazo para taparme la boca, no fuera a ser que lo  dijera una vez más.

-“Estas bromeando ¿verdad? No tiene nada de malo decir nalgas”.

-“¡Nooo! Por favor no sigas..” su expresión cambió, se le veía angustiado.

-“Es que, nalgas no es una grosería” Estaba yo sorprendida del grado de su puritanismo.

-“Quizás pero es una palabra muy vulgar, apenas puedo creer que siendo una mujer tan inteligente, tan culta, con tanto que lees utilices esas expresiones tan degradantes.”

No daba crédito a lo que escuchaba. No podía creer que alguien se pusiera así con esa palabra, mucho menos él. Después de unos minutos aquello se convirtió en una discusión. A simple vista era una nimiedad pero creo que para ambos fue una gran decepción.

A lo que voy es que es posible que la gente se haga una imagen de mí persona que no corresponda fielmente a la realidad, y quizas en algun momento de mi vida yo estaba muy consciente de las expectativas de los demás y quería vivir de acuerdo a ellas. Afortunadamente eso quedó atras hace mucho, no es el caso ya.

La verdad de las cosas es que soy lo que soy y si alguien se hace una idea de mí que no es pues, ese no es mi problema.

Además el puritanismo, francamente me da hueva.

puritanismo

Al final mi reflexión es la siguiente ¿qué es lo que hace que una persona sea considerada grosera o vulgar? y ¿qué es lo que hace que te consideren refinada, culta o superior? Yo no creo estar en ninguno de los dos extremos. Pero supongo que tener este tipo de prejuicios es lo que tarde o temprano nos lleva a la decepción con los demás.

Ustedes, ¿qué opinan? A la chingada ¿verdad? :D ;) :P

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s