Si lo vas a hacer, hazlo con todo.

Con todo el placer,
con todo el deseo,
con toda la voluntad,
con todo el conocimiento,
con toda la disciplina,
con toda la información,
con todo el rigor,
con todo el riesgo,
con todo el respeto,
con toda la convicción,
con todo el sacrificio,
con todo el poder,
con toda tu capacidad,
con toda tu energía,
con toda tu fuerza,
con toda tu alma,
con toda tu mente,
con todo tu cuerpo,
con toda tu entrega…

Deja atrás las ambigüedades,
las quejas,
los lamentos,
las circunstancias,
las dificultades,
los obstáculos,
las indecisiones,
los cálculos,
los miedos,
los frenos,
quema las naves,
lanzate al vacío,
no llames a nadie,
no escuches a nadie,
no veas a nadie,
no te compares con nadie,
no mires a nadie,
no cuentes con nadie,
no esperes a nadie,
no confíes en nadie,
no busques a nadie,
no le preguntes a nadie,
porque todo lo que quieres saber ya lo sabes.

Hazlo porque tú y nadie más está decidida,
porque profundamente, instintivamente, algo, dentro de ti te impulsa a hacerlo,
porque tu así lo quieres y con eso,

basta y sobra para hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s