Si algo me gusta en este mundo, eso es un bonito abrazo. Abrazar a alguien es conversar con la otra persona desde el cuerpo. No importa lo que dure el abrazo, los cuerpos así se hablan. Hay abrazos de despedida que son como el llanto mas desgarrador, aunque se den en completo silencio. Hay abrazos tímidos, apenas momentáneos y escurridizos. Abrazos nerviosos, cada parte de nuestro cuerpo se incomoda, titubea, son un total estremecimiento de brazos, manos, cabeza, tronco, estos francamente son medio desastrozos. Abrazos de deseo, no requieren explicación. Abrazos eufóricos, llenos de emoción. Abrazos llenos de ternura, los que me da mi hijo de 2 añitos. Pero de todos, mis favoritos son los abrazos reconfortantes, esos donde uno quisiera quedarse a vivir para siempre, con las personas con las que quisieras decir muchas cosas pero que con un abrazo sabes que ya no es necesario.

Cuando pienso en abrazos recuerdo a Daniel un amigo con quien empéce a correr hace ya varios años. Corríamos a diario apenas de 3 a 5 kilómetros. Al final de cada carrera o entrenamiento me daba unos abrazotes que sinceramente yo pensaba que un día de esos iba a vaciar mis pulmones por completo o de plano me iba a parar el corazón…. Definitivamente esos eran abrazos eufóricos, los abrazos de oso mas impresionantes que nadie me ha dado, no se diga cuando por fin pudimos correr sin parar 6 kilómetros.  Nunca me atreví a decirle nada porque sabía que esos abrazos eran sinceros, de gusto, de alegría, de cariño, sin ninguna otra intención, abrazos inolvidables. Porque si algo es importante en un abrazo es que sean sinceros. Un abrazo nunca se podrá disfrazar de algo que no es, el cuerpo siempre delata.

También he estado en situaciones muy tristes donde lo único que deseaba sobre todas las cosas eran los brazos de alguien en quien derramar mi tristeza. Reconozco que fui incapaz de pedirlo y quizás sea importante empezar a hacerlo.

Hoy sólo quiero pedir que si te nace del corazón, cuando me veas, abrázame. Y si eres uno de mis amigos o amigas que me obsequia un riquísimo abrazo de saludo y despedida cada que me ves quiero agradecerte. No hay otro detalle tan básico como ese para hacerme feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s