Cientos de parejas casándose masivamente, en una boda organizada por el ayuntamiento, el día de hoy 14 de febrero. Por azares del destino yo estuve ahí.

Jovencitas con jovencitos, señoras y señores mayores, algunos con bebés en brazos, chicas embarazadas del brazo de sus novios, todos con su propio cortejo nupcial que en muchísimos casos eran sus hijos, padres y hasta abuelos. Algunas parejas iban elegantemente vestidas, ellos de traje, ellas muy entaconadas luciendo largos vestidos blancos que arrastraban a traves de la tierra del gran predio. La gran mayoría iban mas informales, ellos de mezclilla, ellas de vestido casual, pero todos, principalmente las mujeres, sería por su peinado, su maquillaje o su mirada, inmediatamente delataban que se iban a casar.

El día estaba sofocado. Entraban todos por una pequeña puerta decorada a los costados con algunos ramos de rosas blancas y helechos  y se encaminaban en una larga fila hacia el auditorio donde se llevaba a cabo la unión. Hasta afuera se podía escuchar la melodiosa música que amenizaba la ceremonia.

Parecía una gran fiesta de pueblo donde nadie se conocía.

Yo los veía a todos asombrada, tratando de adivinar cómo eran sus vidas y porqué se casaban de ese manera en este día.  Quise tomarles fotos a muchos pero solamente me atreví con una hermosa pareja que ya posaba para un fotógrafo frente a una carpa decorada con flores y globos, su pequeño bebé les acompañaba.

IMG_0558

Caminando entre la multitud vi a una señora de aproximadamente 70 años lucía un vestido color marfil con mangas de encaje, sobre su cabeza un velo de tul blanco. A su lado un señor de aproximadamente la misma edad vestía pantalon gris, muy bien planchado y peinado. Iban tomados de la mano, caminaban despacio.

Yo estaba en la entrada, viendo a todos pasar.

La mayoría llegaban viendo no sé qué a lo lejos, como distraídos o apresurados. De pronto yo los sacaba de sus pensamientos cuando los sorprendía diciendo:  “¡Muchas felicidades!” y me daba cuenta cómo la mirada de los novios se iluminaba y sonreían. Entonces sin decir más demostraban que el amor va mas allá de un trámite.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s