Cuando hablo de correr en el cerro no hablo de correr, hablo de los grandes amigos y amigas que gracias a ello he encontrado.

De lo bonito que se siente levantarse tan temprano (4:30 am) con un proposito que pareciera inalcanzable.

De los nervios que siento cuando alguien me sigue para que le muestre el camino ¿y qué tal que me equivoco y nos perdemos todos? -pienso. Afortunadamente nunca me he perdido.

De reconocer mis miedos y fortalezas, en el cerro y en la vida.

De las risas y las bromas en los momentos de cansancio.

De las mentadas de madre y las maldiciones en los momentos de cansancio.

Del sentimiento de “ya la hice, sobreviví a un entrenamiento más” cuando estoy de regreso.

Correr como lo hacemos, no se trata solo de correr, es todo lo demás.

 

 

 

3 comentarios en “Día 80. ¿De qué hablo cuando hablo de correr en el cerro?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s