Me llevan custodiada. Una persona en cada costado.

Estoy en lo que parece una casa, pero yo sé que es algo mas siniestro.

Hacen que me siente. Algo me dicen, no escucho. Sólo se que no hay en ese lugar un rostro familiar.

Me siento muy sola.

A mi derecha hay una escalera de madera muy estrecha. Recuerdo haber estado en este lugar antes. Recuerdo haber visitado a alguien, esa persona pedía ver a sus hijos y yo le tranquilizaba. Esto es como una clínica… o como un…manicomio. Me doy cuenta que yo como ella ya no podré ver a mi pequeño Diego. Me angustio, empiezo a sollozar de forma incontrolable. Las lágrimas me mojan el rostro. Entonces me muestran toda la casa, son solo dos habitaciones en la parte baja y después de subir las escaleras estrechas veo otro par de habitaciones, no hay mas personas. Me dejan sola. Siento mucha ansiedad y desesperación, no me lo dicen pero sé que estoy confinada.

Camino a la puerta, la abro. Afuera un gran valle cubierto de pasto que de forma ondulada se abre frente a mí. Camino, camino cada vez mas rápido. Escucho la voz de Castañeda, me dice: “Vamos a correr Susana, ¡corre! ¡corramos!” No lo veo pero sé que está a un lado mío, empiezo a correr, me siento entusiasmada, correré lo más rápido que pueda, ¡saldré de aquí! ¡Quiero irme, quiero ver a mi niño!. Pero después de algunas zancadas me doy cuenta que no puedo, me faltan las fuerzas, ¡no puedo correr rápido!… Inexplicablemente no puedo….

Me detengo, desconsolada vuelvo a sollozar.

 

Despierto.

Sueño del día 21 de febrero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s