Día 85. Dentro de mí

Quedate aquí adentro, no te apartes.

Déjame disfrutarte un rato mas , así, en un abrazo eterno.

Haz de mi sexo cálido y abierto tu guarida.

El lugar húmedo y profundo donde se encuentran, mueren y renacen todos nuestros deseos.

Donde tu carne y la mía navegan en un vaivén de olas furiosas que ahora son un mar en calma.

Deja que hablen nuestros agitados corazones ¿los escuchas?

No te vayas aún, quedate aquí adentro.