28238887_2001622700125156_749125155354991321_o

Hoy el cerro sí que me puso una arrastrada.

Bueno, para ser precisos no fue el cerro, ese siempre es lindo y me trata muy bien. Se deja querer por mí mientras subo y bajo por sus montes y veredas.

El causante de todas mis penas de hoy fueron las ráfagas de helado viento que por momentos dificultaban avanzar. Sobre todo en esa serie de cerros que tuvimos que atravesar dos veces, tanto de subida como de bajada y donde se pueden apreciar en varios tramos,  profundas barrancas a ambos lados del angosto camino. Sentía que me tambaleaba. Tenía que sujetar fuertemente mi gorra para que no saliera volando y me daba la impresión que si corría la que iba a salir volando sería yo.

En varias ocasiones fueron mis miedos los que predominaron paralizándome por completo. Afortunadamente siempre corro con excelentes compañeros de entrenamiento dispuestos a ayudar y en dos ocasiones me rescataron tomando mi mano o sirviendome de guía para poder avanzar.

Hoy el entrenamiento fue bastante extenuante. 39 kilómetros no se corren a diario. La última distancia larga previa al ultramaratón.

Ahora solo resta seguir entrenando distancias mas cortas para mantener la buena condición y esperar el gran día. Solo espero que para entonces el clima sea mas amable.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s