“Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”.
Pablo Neruda

 

Siempre me ha entusiasmado la llegada de la primavera.

Si bien es cierto que el clima no ha cambiado del todo, dejar atrás los días fríos es ahora una promesa.

Al menos la hora ya cambió. Siempre me ha parecido curioso que los seres humanos nos pongamos de acuerdo para atrasar o adelantar el reloj todos al mismo tiempo para ajustar nuestras vida alrededor de ello.  ¿Los animalitos cómo le hacen?

Pienso en eso mientras manejo después de un día de trabajo, disfrutando del atardecer. A escasos kilómetros de mi casa el sol me recibe escondiéndose entre las nubes, a punto de perderse en la profundidad del mar.

Los árboles y los cerros comienzan a reverdecer. Hay brotes de vida por todas partes. La lluvia ha hecho su parte, el sol alimenta de energía la tierra. La vida y sus ciclos me recuerdan que todo se renueva. Hay vida después de la muerte. Hay luz después del ocaso. Siempre hay algo que termina pero algo también que está por comenzar.

Por eso me gusta la primavera, porque es renacimiento, energía, vitalidad, movimiento y luz. La vida en su máxima expresión

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s