La hierba crecida que adorna la cochera.

 

Libros a la entrada de la casa.

Juguetes de niño.

Piñatas y adornos navideños.

El garrafón de agua que espera en el piso a que alguien lo coloque sobre su depósito, antes de que su contenido se agote.

Una gotera que avisa cuando está lloviendo afuera.

Libros en el comedor.

La mancha amenazante de humedad en el techo.

Un ventanal sin cortina.

El sillón nuevo y rasgado por el gato.

Adornos y dulces de Halloween.

El olor a comida recién preparada.

 

Mis ojos se asombran al pasear por la casa.

En cada objeto se detienen pues todos tienen vida.

 

Lo veo todo de nuevo,

por primera vez.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s