Día 128. Existir sin principio y sin final

Todos los días son el inicio y el final de infinidad de historias.

 

Sin embargo no hay inicios ni finales aislados, todas son un tramado meticuloso, donde muchas de estas historias se cruzan o se encadenan. Cual efecto domino mis actos de hoy no tengo manera de saber hasta donde afectarán en los actos de los otros. Y puedo pensar que mis actos obedecen unicamente a mi conciencia y decision, sin embargo soy el resultado también de las acciones de los demás.

¿Como saber exactamente el momento en el que comenzó mi existencia? ¿Inició acaso cuando fui concebida? ¿O quizás, cuando mi madre fue concebida?¿O cuando mi abuela fue concebida? Como el dilema del huevo y la gallina, es imposible determinar exactamente en qué momento inicia algo, y mucho menos dónde termina.

La vida no es lineal como imaginamos, es una serie de llegadas y salidas infinitas. El eterno retorno.

Donde algo termina infinidad de historias nuevas germinan.

Mi existencia, como la conocemos, podríamos pensar llegará a su fin algún día. Pero la vida nunca empezó, como nunca se terminará.