Capítulo 6.

Como todos los martes, mi plan era comer con Arturo. Sin embargo justo después de la junta de las 9 de la mañana en la que terminamos de definir la agenda para la reunión anual que se realizará a partir de mañana en la ciudad de México con todos los brokers a nivel nacional, a Gary Steinbeck mi jefe directo y  presidente de la compañía le pareció que yo también debía de asistir. Claro que hubiera preferido saberlo con un poco mas de tiempo pero sabe que no tengo compromisos con nadie y que siempre estoy disponible, así que no tuve ningún reparo con la noticia, viajar aunque sea de trabajo es algo que disfruto al máximo.

Compré mi boleto de avión y pedí el resto del día para hacer todos los preparativos.

Eran las 12 del medio día cuando hablé con Arturo para explicarle. Inmediatamente se ofreció a acompañarme a hacer algunas compras y terminamos comiendo juntos aquí en mi departamento.

Arturo es el hombre mas increíble del mundo y yo me siento profundamente afortunada de tenerlo en mi vida.

Nos conocimos hace ya 9 años, justo cuando ambos escapábamos de unos matrimonios horrendos. Compartíamos el amor por la lectura y gustos similares. Intentamos ser novios, pero debido a nuestras enormes diferencias no funcionó. El sigue una religión en la cual yo jamás creería y es sumamente apegado a su familia, una familia muy tradicional. En un inicio le escandalizaban la independencia con la que tomaba mis propias decisiones, mi idea de no desear hijos o volver a casarme, mi apertura sexual y el enorme desapego que tenía hacia mi familia. Mi manera de pensar retaba por completo todas sus creencias. Discutíamos porque tratábamos de cambiar la mentalidad del otro, hasta que pusimos el amor que sentíamos por encima de nuestras ideas. Fue así como creamos nuestro propio estilo de relación.

Aprendimos a querernos con las manos abiertas, sin desear poseernos de ninguna manera.

Años despues el se casó perdidamente enamorado, y yo asistí a su boda, estuve ahí para abrazarlo con todo el amor del mundo para desearle la mas grande de las dichas.

Nos acompañamos, nos escuchamos, nos entendemos y tratamos en lo posible de no juzgar ni aconsejarnos. Le he contado de todas mis relaciones, desde las que no han pasado de encuentros casuales, hasta aquellas veces que me he vuelto a enamorar y me han roto el corazón. Sus brazos son siempre un refugio cálido. El también me cuenta de sus problemas y de que las cosas no resultaron del todo como el hubiese deseado en su matrimonio.  Lo escucho sin hacer demasiadas preguntas y trato de animarlo. Soy muy receptiva a todo lo que me confía y estoy para él siempre que me necesita.

Nuestras conversaciones suelen ser profundas e interesantes y hoy no fue la excepción. Empezamos hablando de mis preparativos y terminamos filosofando acerca de la vida.

Comimos sushi, reímos a carcajadas, escuchamos música y nos acabamos 2 botellas de vino. Hoy se fue temprano a casa.

Aún tengo que hacer mi maleta.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s