Día 155. This is it

37397711_2247032418680835_8781202155844403200_n

This is it. Ahora sí, ya me voy.

Hace 6 años mientras tomaba unas vacaciones con mi hija en San Francisco California, me enteré que una semana antes se había realizado en esa ciudad un maratón. Desde entonces me propuse que algun dìa lo correría. Mañana regreso después de todo este tiempo y este domingo será “ese” día.

Esta vez viajo sola. Mi principal objetivo,  es ese, correr esas 26.2 millas (ya me voy mentalizando en millas) Tengo meses planeando este viaje. En mayo empecé a entrenar para ello. Estoy emocionada y también nerviosa. Aunque el clima allá es muy benévolo para correr sé que la ruta no será nada fácil, me esperan muchas cuestas.

Tambien sé que no es Guachochi, ni el maratón de Boston o algo así muy grande o famoso, pero esto es grande e importante para mí y con eso me basta. Ha significado mucho trabajo de preparación, mental, física, económica, de todo. Pero es un regalo que me doy, que me ha costado. Hasta mis cerritos he tenido que dejar para prepararme, cómo los extraño. Sé que va a valer la pena. Voy a mi cita con mi sueño y no debo fallarme. Me desapego por algunos días de todo lo que amo y conozco solo para encontrarme conmigo.

Será una gran aventura. Por más que veo y veo la ruta en el sitio web del evento, en parte sé que voy a lo desconocido.

Creo que estaré incomunicada la mayor parte del tiempo. No tengo plan de datos para Estados Unidos así que el tiempo que no esté conectada a alguna red de Wi-Fi lo dedicare a absorber lo mas que pueda de esta experiencia para escribirlo. Ya les contaré.

No me deseen suerte, deseenme mucha dicha, voy por ella.  Hasta pronto.

 

Día 154. Reseña de la obra Meztli Transitar

IMG_2242

La noche del jueves pasado tuve la oportunidad de asistir por invitación del grupo Escuela de Espectadores de Teatro al cual pertenezco al montaje teatral Meztli Transitar presentado por el Colectivo Cultural Taltecan A.C. y Alianza Arcoiris.

Presentada en el ICBC, bajo la dirección de Mariana Chavez el montaje mas allá de ser una obra de teatro es un “statement”, una declaracion desde la perspectiva transgénero que pretende ser un espectáculo pero que se limita a presentar algunas situaciones desde la vivencia transexual.

En el sitio web del colectivo le llaman Biodrama, lo cual francamente no sé qué significa pero consta de varias escenas. En un inicio los actores toman el escenario caminando en varias direcciones. En la siguiente escena personifican a niños con diversas inquietudes y preguntas que abruman a una maestra que no sabe dar respuesta a ellas. Después un joven es ridiculizado y severamente castigado cuando se le sorprende experimentando con maquillaje y vestimenta demujer. Siguiente escena un espectaculo travesti que termina en con una “vestida” totalmente borracha, la siguiente un grupo de trasvestis ejerciendo la prostitución en las calles para despues recluirse en la culpa bajo la sombra de la religión.

La parte mas simpatica de todo el montaje fue la de una mujer mayor, que hace una reflexión a manera de memoria acerca de la situación de las mujeres frente a sus maridos “en sus tiempos” en que no tenían opciones ni derechos reproductivos, se hacía lo que el marido decía o “lo que Dios mande”. En esta parte del espectáculo pensé que iba a partir algún tipo de historia o drama pero no fue asi, solo fue una serie de escenas sin relacion entre sí.

El cierre es muy conmovedor porque con cifras y datos seguramente reales cada uno de los actores da voz y testimonio de las vidas que se han perdido a causa de la homofobia y violencia de género.

En general un espectáculo que dejo mucho que desear. Creo que la temática es más amplia y el tratamiento que se le dio no fue el adecuado. La idea de un colectivo de actores transgénero me parece estupenda pero al menos en esta representación no me pareció ni digna bien ejecutada. El montaje es un intento fallido y burdo por dar un mensaje pero carece de cualquier tipo de historia. Los actores muy mal preparados, mala dicción, nulo trabajo de dirección y desenvolvimiento escénico. En fin, una serie de recursos y apoyos muy mal aprovechados pero espero que poco a poco estos trabajos vayan mejorando.

 

Día 153. Finaliza la serie Luis “Mirrey”

luismiguel-serie-capitulo1-envivo-telemundo-netflix

Ayer dio final la primer temporada de la serie de la que todas las redes sociales hablaron por 12 semanas en México, la serie de Luis Miguel.

Sí, yo también la vi. Y quiero aclarar que no soy fan del cantante. Lo fui alguna vez. Me gustaba mucho cuando inició, cuando era un niño. Era carismático, simpático, y yo era una niña tambien embelesada por su aguda voz y presencia. Pero cuando creció y se transformó por completo en el representante y presidente de los Mirreyes, con esa manera tan odiosa de hablar y esa pedantería en sus maneras tan característica mi admiración por él se fue muy lejos para nunca más volver, o eso creía yo, hasta ahora.

Quiero explicar que empecé a ver la serie con el principal objetivo de tener un momento de convivencia con mi hija. La ternurita a sus 20 años ignoraba muchas historias, canciones y detalles de la época y mi deber era acompañarla para ilustrarla de la vida de los 80`s. La serie se convirtió en nuestro ritual semanal, nuestro momento. Y cuando no podíamos verla el mismo domingo que publicaban en Netflix el nuevo episodio nuestro deber era hacer una cita para ver la serie cualquier otro día pero siempre juntas y solo ella y yo, nadie más era invitado. Dos generaciones unidas por Luismi. A través de las canciones recordé parte de mi propia niñez y adolescencia y ella me preguntaba asombrada detalles de esos tiempos que veíamos en la televisión. Claro que parte del encanto de la serie no solo fue enterarnos de detalles de su vida sino el hecho de que hubiese sido caracterizado con la hermosísima actuación de Diego Boneta, un actor de la generación de  mi hija que francamente le hizo un favor a Luismi ya que lo encontramos mucho mas guapo y una versión mucho mas ligera y agradable del cantante.

Lo cierto es que la serie nos unió. Nos regaló un momento de convivencia y conversaciòn y eso me pareció fantástico.

La trama, me pareció muy buena y una serie muy bien elaborada. Una historia contada de una manera muy dinámica que mostró tres momentos del artista cruciales para su desarrollo como adulto, con saltos de tiempo, un villano bastante creíble y un misterio por resolver. Todos ingredientes para enganchar a quien la viera.

Muestra como fueron sus inicios con un padre que lo explotó a más no poder así como el misterio de su madre desaparecida, un drama que inevitablemente logra que cualquiera simpatice con la estrella del pop. No cabe duda de que en todos lados se cuecen habas. Esto lo explica todo. Hasta una vida y un  talento -a mi modo de ver- bastante desperdiciado en todo tipo de excesos.

Muy buenos actores, muy buena producción, diseño de arte y caracterizaciones.

La serie me atrapó y caí rendida.

Extrañaré ese momento de la semana en que tenía una cita con la Miss para comer palomitas frente a la televisión, mientras admirabamos la belleza de Diego Boneta, reíamos y nos asombramos de las maldades del padre de Luismi, nos dividíamos en opiniones respecto de la novia en turno y quedábamos a la expectativa del siguiente episodio.  Espero encontremos otro pretexto tan bueno como este para nuestra cita semanal. Se aceptan recomendaciones. Por lo pronto, esperaremos que la segunda temporada llegue pronto.

Día 152. Reseña de la obra “La criada amorosa”

37014517_1954154734609122_505023381607809024_n (1)

Por invitación de la Escuela de Espectadores de Teatro la tarde de ayer asistí a la obra La Criada Amorosa presentada en el teatro del Cecut como parte de un ejercicio del Taller de Tijuana Hace Teatro, un programa de iniciación actoral que se imparte en el mismo Centro Cultural Tijuana.

Dirigida por Jesús Quintero, se trata de una comedia clásica escrita en 1752 por Carlo Goldoni, nos cuenta la historia de Coralina, una criada que genera una serie de enredos al enfrentarse a la codiciosa madrastra de su amo, la señora Beatriz, con el fin de devolverle su lugar en la casa paterna y recuperar su herencia.

Ligera y pícara la obra se desarrolla alrededor de una serie de enredos pero adolece de muchos ingredientes para lograr realmente su objetivo.

Las actuaciones en su mayoría son muy pobres. Zide Figueroa que interpreta a la señora Beatriz, Carlos Perez como Don Octavio fueron en su totalidad inintelegibles ya que tenían muy mala dicción. El resto de los actores no se salvan del mismo comentario aunque tenían momentos en que sí lo hacían un poco mejor. Los jóvenes que interpretan a Leilo, Rosaura y a la misma Corina utilizaban mejor su voz pero sus actuaciones eran planas, sobreactuaban o simplemente recitaban sus parlamentos  lo cual no aportaba nada al desarrollo y credibilidad de la trama.  Salvo por Alberto Vazquez que interpreta a Arlecchino cuya actuación brilla y sobresale completamente del resto, salva la obra pues mantiene al espectador interesado con su sola presencia y peso actoral, el resto del elenco muy mal.

Desafortunadamente no puedo rescatar uno solo del resto de los elementos de la obra. La escenografía muy mal lograda. El escenario estaba dividido en tres sets con la intención de representar cada una de las casas, (la casa de la senora Beatriz, su hijo Lelio y el señor Octavio, la de don Pantalone y su hija Rosaura y la de Florindo y su criada Coralina), utilizaba unas simples mantas de colores, pero no funcionó en absoluto y no lo hizo no porque fuese sencilla sino porque los actores no la hacían funcionar, las entradas y salidas de los personajes eran confusas y nunca lograron meterme en la convención.

La selección de música para dar enfasis en algunas escenas era totalmente equivocada, se sentía fuera de lugar y de tiempo. De igual manera el vestuario tampoco fue muy acertado.

En general la obra me pareció muy mal dirigida y pobre. A pesar de que tuvo sus momentos divertidos, en otros perdía totalmente mi interes y nunca logro cautivarme completamente, por lo mismo se me hizo bastante larga y tediosa.

Fue una lástima porque el teatro se pudo haber aprovechado mejor y casi estaba lleno en su totalidad. No sé cuanto tiempo les tomó montar la obra pero francamente creo que les faltó afinar muchos detalles.

En fin, siento mucho tener que escribir una mala reseña, pero esta es mi apreciación.

De cualquier manera muchas gracias por la invitación, es importante tener herramientas para comparar todo tipo de teatro.

Día 151. Silencio

Me he acostumbrado al silencio.

Camino en silencio, corro en silencio, trabajo en silencio.

Acompaño mis actos con el sonido único de mis pensamientos. No necesito música ni otra voz que no sea la mía.

Ya no escucho nada mientras trabajo, mientras escribo, mientras camino, mientras corro.

Me he vuelto inmune al ruido a mi alrededor.

Me cubro de silencio y me descubro a través de él.

Genial.