Día 151. Silencio

Me he acostumbrado al silencio.

Camino en silencio, corro en silencio, trabajo en silencio.

Acompaño mis actos con el sonido único de mis pensamientos. No necesito música ni otra voz que no sea la mía.

Ya no escucho nada mientras trabajo, mientras escribo, mientras camino, mientras corro.

Me he vuelto inmune al ruido a mi alrededor.

Me cubro de silencio y me descubro a través de él.

Genial.