luismiguel-serie-capitulo1-envivo-telemundo-netflix

Ayer dio final la primer temporada de la serie de la que todas las redes sociales hablaron por 12 semanas en México, la serie de Luis Miguel.

Sí, yo también la vi. Y quiero aclarar que no soy fan del cantante. Lo fui alguna vez. Me gustaba mucho cuando inició, cuando era un niño. Era carismático, simpático, y yo era una niña tambien embelesada por su aguda voz y presencia. Pero cuando creció y se transformó por completo en el representante y presidente de los Mirreyes, con esa manera tan odiosa de hablar y esa pedantería en sus maneras tan característica mi admiración por él se fue muy lejos para nunca más volver, o eso creía yo, hasta ahora.

Quiero explicar que empecé a ver la serie con el principal objetivo de tener un momento de convivencia con mi hija. La ternurita a sus 20 años ignoraba muchas historias, canciones y detalles de la época y mi deber era acompañarla para ilustrarla de la vida de los 80`s. La serie se convirtió en nuestro ritual semanal, nuestro momento. Y cuando no podíamos verla el mismo domingo que publicaban en Netflix el nuevo episodio nuestro deber era hacer una cita para ver la serie cualquier otro día pero siempre juntas y solo ella y yo, nadie más era invitado. Dos generaciones unidas por Luismi. A través de las canciones recordé parte de mi propia niñez y adolescencia y ella me preguntaba asombrada detalles de esos tiempos que veíamos en la televisión. Claro que parte del encanto de la serie no solo fue enterarnos de detalles de su vida sino el hecho de que hubiese sido caracterizado con la hermosísima actuación de Diego Boneta, un actor de la generación de  mi hija que francamente le hizo un favor a Luismi ya que lo encontramos mucho mas guapo y una versión mucho mas ligera y agradable del cantante.

Lo cierto es que la serie nos unió. Nos regaló un momento de convivencia y conversaciòn y eso me pareció fantástico.

La trama, me pareció muy buena y una serie muy bien elaborada. Una historia contada de una manera muy dinámica que mostró tres momentos del artista cruciales para su desarrollo como adulto, con saltos de tiempo, un villano bastante creíble y un misterio por resolver. Todos ingredientes para enganchar a quien la viera.

Muestra como fueron sus inicios con un padre que lo explotó a más no poder así como el misterio de su madre desaparecida, un drama que inevitablemente logra que cualquiera simpatice con la estrella del pop. No cabe duda de que en todos lados se cuecen habas. Esto lo explica todo. Hasta una vida y un  talento -a mi modo de ver- bastante desperdiciado en todo tipo de excesos.

Muy buenos actores, muy buena producción, diseño de arte y caracterizaciones.

La serie me atrapó y caí rendida.

Extrañaré ese momento de la semana en que tenía una cita con la Miss para comer palomitas frente a la televisión, mientras admirabamos la belleza de Diego Boneta, reíamos y nos asombramos de las maldades del padre de Luismi, nos dividíamos en opiniones respecto de la novia en turno y quedábamos a la expectativa del siguiente episodio.  Espero encontremos otro pretexto tan bueno como este para nuestra cita semanal. Se aceptan recomendaciones. Por lo pronto, esperaremos que la segunda temporada llegue pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s