2:15, Mi Medio maratón de Tijuana 2019

67401803_2040804729560581_2347291530974199808_n
Fotografía de Manuel Ayala

Corrí mi 6to medio maratón de mi ciudad natal Tijuana, el día de ayer.

Este año cumplo 10 años corriendo. Fue en julio del 2012 que corrí aquí mi primer medio maratón. Desde entonces es probable que lleve más de una veintena en diferentes ciudades.

Haciendo memoria todo ha cambiado bastante desde aquella vez que cruce la meta por primera vez corriendo los 21k. En mi entorno todo ha cambiado. Ha cambiado la ciudad. Ha cambiado la organización de este evento. Ha cambiado la ruta. Ha crecido el numero de corredores, muchas caras nuevas pero también muchas ausencias. Mis compañeros de equipo también han cambiado. En Tijuana ha cambiado nuestra cultura deportiva.

¡Ayer hasta equipos de porras había! Por un momento casi me convencen de seguir la fiesta con ellos, se veían tan divertides. ¡Gracias por tantos ánimos!

En lo personal mi vida ha dado un giro tremendo también. De mis inicios para acá, mi familia cambió. Cambié de trabajo, cambié de domicilio. Han cambiado mis actividades, mis retos y también mis motivaciones al correr. Hace años, no había evento en que no deseara mejorar mi tiempo. Pero con la experiencia y el transcurrir de los años, lo que marca un cronómetro al final ya no es mi prioridad. Quizás esa es mi mayor diferencia, mis metas han cambiado. 10 años quizás no son tantos pero no puedo dejar de sentirme ya como una veterana a un lado de muchísima gente que admiro y que pasan a toda velocidad a mi lado.

Terminé este medio maratón en un tiempo de 2 horas con 15 minutos. El mas lento que he corrido, solo superado en lentitud por aquel medio maratón de Mexicali que corrí estando embarazada. Aquella vez hice 2 horas con 25 minutos y terminé feliz de la vida, orgullosa de mí y satisfecha.

Es ese sentimiento de satisfacción el que no ha cambiado. Los nervios y el entusiasmo previos a la salida son los mismos. El cúmulo de emociones que se viven a lo largo del trayecto son iguales. La alegría al ver y cruzar la meta es exactamente la misma. El gusto de saludar a mis amigos y amigas es el mismo. El cansancio que se disfruta cuando por fin paras, al final, es el mismo. Esta es la constante.

66860366_3409371085755213_1261743215539650560_o
Fotografía de Gabriel Ochoa

Cada una de estas experiencias suma.

Cada vez que sumamos crecemos.

Lo que nos hace crecer como seres humanos permanece con nosotros con el correr de los años.  Lo valioso permanece.

Me siento feliz de ser parte de esta comunidad sana y entusiasta. Sé que aunque mi vida cambie yo seguiré corriendo pues estoy convencida que los resultados realmente valiosos son los que no se ven.

Muchas felicidades a todos mis amigos y amigas que se dieron cita el día de ayer y con esta experiencia sumaron también autoconocimiento y momentos gratos a su vida. El reto es único para cada une de nosotres, les admiro.

Imposible verles a todas y todos pero desde aquí les mando un abrazo fuerte. :)

 

 

 

“El señor de las Moscas”, reseña teatral.

Fotografía de Lalo Rojas.

 

Me encanta la idea de teatro infantil. Me encanta la idea de que la compañía “Teatro en el Incendio” este organizando talleres completos en los que incluyen danza, actuación y canto para niñes. Me encanta la idea de que se les de difusión y apoyo, que haya sido incluída en una muestra de teatro en CECUT. Me encanta que sea “El señor de las moscas” de William Golding, una gran novela, clásico de la literatura inglesa de la cual se han hecho hasta donde tengo conocimiento 2 películas y que seguramente se ha adaptado muchas veces para el teatro.

La historia trata de un grupo de niños que se ven solos en una isla desierta después de que el avión en el que viajaban colapsara. Pequeños náufragos que poco a poco nos hacen reflexionar en como la violencia y la lucha de poder son algo intrínseco al ser humano.

El teatro estaba casi lleno y se sentía la alegría y entusiasmo del público. De seguro compuesto en su mayoria de familias apoyando a sus pequeños actores.

Yo había visto un video promocional en redes sociales e incluso mi hija que estudia comunicación me recomendó mucho que la viera.

Y después de tanta anticipación, por fin, estábamos ahí varios integrantes de la Escuela de Espectadores Tijuana Hace Teatro.

Se abre el telón y una gran escenografía nos da la bienvenida. Junto a ella un par de niños comienzan a actuar.

Pero, ¿qué?…. sorpresa… utilizan micrófonos y el sonido es, pésimo…

Momentos después empiezan a aparecer en escena otros niños y niñas más. Es un grupo grande, en total son 16.

Se va desarrollando la obra pero el problema del sonido no es menor. De pronto es muy alto.. estridente… a algunos no se les entiende, y si la escena requiere que griten o discutan, lo cual es muy frecuente… es… muy molesto.

Pero además de actuar, estos niños bailan y lo hacen muy bien… ¡También cantan! Y sus voces son lindas. Aunque, francamente la Canción Mixteca que entonan, creo que no iba en el argumento de la obra. ¿O sí?

Me siento completamente en la ambigüedad. ¿A quien no le gusta ver niños talentosos? ¿Entusiastas? ¿Que se han preparado a conciencia para un momento como este?

De seguro no es fácil. A media obra los micrófonos que llevan en ligeras diademas empiezan a fallar. Me imaginó su nerviosismo. Empatizo con ellos y ellas. Les felicito por su enorme esfuerzo y entrega.

Para ser sincera solamente pude escuchar bien, todo el tiempo, al niño que caracterizaba a Ralph, el personaje principal. Ese niño lo hizo excelente. Algunos otros, sobre todo los mayores un poquito sobreactuados.

67169426_2532793926745197_5813152782466678784_o
Fotografía de Jorge Nidome.

Al final aplaudo a todes.

Me gustaría mencionarlos por nombre pero tampoco hubo programas a la entrada. Y bueno, además de la escenografía, y la iluminación que me parecieron excelentes creo que a estes pequeñes actores lo único que les faltó fue una mejor dirección. Ensayar todos sus movimientos con el micrófono puesto, modular el nivel del sonido para que no fuera molesto, trabajar mucho mas en su dicción. Decisiones un poquito más acertadas.

Pero con todo creo que el saldo es positivo. Que pudiéramos presenciar teatro infantil de manera habitual me parece una gran idea.

Muchas gracias a la compañía de teatro Tijuana Hace Teatro por medio de su programa Espectadores de Teatro 2019 por la generosa invitación. ¡Nos vemos en la siguiente!

 

 

 

 

“También hay moscas en la luna”, reseña teatral

La noche de ayer tuve oportunidad de asistir a esta puesta en escena y para no hacerles el cuento muy largo ¡ME ENCANTO!

Bueno, pero seguro quieren saber porqué ¿verdad?

“También hay moscas en la luna” es una obra de teatro escrita por Barbara Perrín Rivemar una joven dramaturga tijuanense y dirigida por Ramón Verdugo la cual se presentó en Teatro las Tablas por la compañía Tijuana Hace Teatro.

20190711_191944_resized

La obra es una delicia, trata de 4 personajes que, como muchos de nosotros inician en su vida llena de sueños y proyectos y que al paso del tiempo se ven truncados.

Todo empieza con la noticia de la muerte de uno de ellos y a partir de ahí es como una serie de flashbacks en los que te van contando cómo es que se desarrolló su amistad hasta ese momento, lo que soñaban cuando eran jóvenes y  cómo la vida y las malas decisiones fueron transcurriendo hasta el punto de darse cuenta que son unos fracasados. Sí, así, como muchos y muchas de nosotros que en algún punto de nuestras vidas nos damos cuenta que las cosas no salieron como planeábamos.

20190711_202333_resized

Claro que aquí estaría muy interesante discutir acerca de lo que es el éxito y el fracaso pero precisamente ese es uno de los puntos que de forma muy inteligente toca la obra. La sociedad nos fomenta ciertas ideas como el “estandar” del éxito: ser millonario, tener una bonita familia o ser talentoso. Pero esta obra atinadamente reta todas estas ideas mostrándonos cómo aún con todo esto podemos sentirnos como unos soberanos fracasados.

Una obra muy divertida con algunos momentos de mucha reflexión, genialmente dirigida. Actuada por Lou Best que hace una brillante interpretación de La Javanese, Jenny Lucía, Raimundo Mungall, Jesús Quintero y el toque original de Jassiel Santillán musicalizando toda la obra al  piano. Todos excelentes.

20190711_194142_resized

Altamente recomendada como prácticamente todas las obras de Tijuana Hace Teatro. No dejen de verla.